Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

La lucha conyra la crisis -el analisis
#1

14/2/2010 [Imagen: edicion_impresa.gif] LA LUCHA CONTRA LA CRISIS|EL ANÁLISIS


El presidente recupera las riendas y tranquiliza al escenario político


  1. • El Gobierno calma a los mercados internacionales tras la dura experiencia de la semana negra
[Imagen: F021D250LH04.jpg] Los invitados al desayuno de oración siguen el discurso del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, el 4 de febrero, en Washington. Foto: REUTERS / JASON REED
MÁS INFORMACIÓN


Por Rosa Paz
Las piezas del puzle empiezan a encajar de nuevo después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, haya logrado calmar el escenario político que hace poco, tan solo una semana, se encontraba en medio de una tempestad. Se respiraba un aire de fin de etapa. Los dirigentes del PP y algunos medios de comunicación auguraban el hundimiento de la economía, daban al Gobierno por finiquitado y pedían elecciones anticipadas. Los sindicatos convocaban movilizaciones, los especuladores atacaban la bolsa y la prensa extranjera equiparaba a España con la Grecia en bancarrota.
Sin llegar aún al ecuador de la legislatura, se transmitía una imagen de caos en muchos casos interesada, aunque alimentada también por los malos datos económicos y algunos errores gubernamentales. «Lo ocurrido ha sido una dura experiencia para Zapatero», explican personas de su entorno más próximo, que subrayan la capacidad que ha demostrado para embridar una situación que parecía que se le iba de las manos y para despejar la densa atmósfera política que se había creado.

REACCIÓN Y CONFIANZA / El presidente se ha puesto las pilas y se las ha puesto a sus colaboradores, a los dirigentes de su partido, diputados y senadores, para que no vuelvan a replegarse, como la semana pasada, cuando arrecien los ataques. Ahora, con el ambiente político más apaciguado, los mercados financieros menos agresivos y la prensa extranjera más respetuosa, el Gobierno confía en que los datos económicos de la primavera –con la salida de la recesión y un giro en las cifras del paro– den un poco de alivio y de optimismo a la sociedad española y acaben con el discurso, auspiciado por el PP, de «esto se hunde».
Eso daría además a Zapatero tranquilidad para acabar la presidencia europea y, ya en julio, plantearse esa remodelación profunda del Ejecutivo, que cada vez más socialistas reclaman para dar mayor solidez política al Gobierno y mejorar su comunicación con los ciudadanos.
El cambio de clima político empezó el viernes de la semana pasada, cuando más cundía la histeria. El presidente decidió reunir a sindicatos y patronal para explicarles la reforma del mercado laboral aprobada en el Consejo de Ministros y comparecer después personalmente ante la prensa. Ese gesto mejoró la percepción que había sobre el Gobierno. Los agentes sociales salieron satisfechos, Zapatero pareció retomar las riendas y la sensación de caos se empezó a diluir. Luego hubo más datos positivos: el acuerdo salarial firmado el lunes 8 por sindicatos y patronal; que las agencias de calificación consideraran fiable la deuda española; el cambio en fondo y forma de las referencias a España en la prensa extranjera, tras la visita de Elena Salgado a Londres; la oferta de pacto de CiU y el llamamiento del Rey a alcanzar acuerdos.
Todo ello ha contribuido a recolocar cada pieza en su sitio y a poner fin a una semana negra, que empezó el 28 de enero en el foro de Davos con la foto de Zapatero sentado junto a los representantes de Grecia y Letonia, las dos economías más débiles de Europa. Una imagen, que sus asesores nunca debían haber permitido y que empañó su mensaje sobre la solidez de España.
Ese mismo día se produjo también el primer choque con los sindicatos, irritados por la propuesta del Gobierno de retrasar la edad de jubilación de 65 a 67 años. Un día después se supo que el déficit se situaba en el 11,4% y se conoció el plan de recorte del gasto público en 50.000 millones.
El martes 2 se hicieron públicas las cifras de paro registrado, que supera los cuatro millones; se anunció que el presidente de EEUU, Barack Obama –la estrella invitada de la presidencia española– no acudiría a la cumbre de Madrid, y el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, reclamó a Zapatero un cambio de Gobierno.
El 3 de febrero, el Ministerio de Economía envió a Bruselas un papel en el que proponía ampliar de 15 a 25 años el cómputo de las pensiones y un ratito después lo retiró.

ANSIA ESPECULADORA / Y ese mismo día, el comisario Joaquín Almunia, comparó la situación de España con la de Grecia y atizó el ansia de los especuladores, que el 4 de febrero, mientras Zapatero participaba con Obama en el desayuno de oración en Washington, se cebaron con la bolsa española. Al contrario que su visita al Foro Económico Mundial de Davos, el viaje a Washington le fue bien al presidente, pero esa buena imagen quedó diluida por la caída de la bolsa y los resultados del sondeo del CIS, que suspendían con un 3,9 a Zapatero y ampliaban a 3,8 puntos la ventaja del PP sobre el PSOE.
Superada esa semana negra, queda por ver si la calma recuperada es solo un respiro. El debate del miércoles en el Congreso de los Diputados dará la medida de ello y de la voluntad de pacto de los partidos.
EL PERIODICO DE CATALUÑA 14-2-02


Anuncios Google

Ofertas Empleo DirectivosAccede a más de 50.000 empleos a partir de 50.000 €. ¿A qué esperas?
www.Experteer.es

Record Rent a CarAlquile su coche en Aeropuerto Compruebe nuestras ofertas online
Responder


Posibles temas similares...
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)