Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Asi es rajoy.: Un ave de rapiña o cuan..
#1

19/02/2010
[Imagen: punto_rojo.gif] El Plural / Artículos de opinión

Otros artículos | [Imagen: ico_sobre.gif] Enviar | [Imagen: ico_impresora.gif]
[Imagen: detalle_rojo.gif] ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • [Imagen: 0000009178.jpg&an=38]
  • ENRIC SOPENA

    19/02/2010




Cabos sueltos
Así es Rajoy: un ave de rapiña o cuanto peor, mejor
¿Por qué el PP se niega a participar en la ronda de conversaciones, capitaneada por la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, y los ministros de Fomento, José Blanco, y de Industria, Miguel Sebastián? Porque Mariano Rajoy quiere seguir haciéndole la guerra frontal -con la bayoneta calada y avanzando palmo a palmo-, al presidente, José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy busca con ansiedad creciente el desgaste definitivo de su adversario. Durante estos dos años de crisis económica internacional, la monolítica actitud hostil de los populares frente a la gestión de Zapatero les ha proporcionado un rédito electoral muy esperanzador.

El PP reconquistó Galicia y, en paralelo, logró convertirse en la fuerza decisiva para impulsar un histórico cambio político en Euskadi. Además, en los comicios europeos, derrotó también a los socialistas. Luego empezaron a difundirse encuestas a escala nacional o estatal -de casi todos los colores-, cada vez más positivas para la derecha. Hasta parece que el PP podría ganar en Andalucía, aunque fuera por la mínima, lo cual, sin embargo, no garantizaría que gobernase debido a que IU no sólo se mantiene, sino que sube en los sondeos. Pero los datos sobre Andalucía –uno de los graneros tradicionales del PSOE- ratifican el despegue global de los conservadores.

Resulta comprensible…
Resulta comprensible, pues, que -habiendo conseguido Rajoy abrir brecha mediante la estrategia consistente en practicar lo de “al enemigo ni agua”- no quiera ni oír hablar de negociaciones, consensos o pactos de Estado. La crisis económica ha transformado, por ahora, a un perdedor nato –que con notorio énfasis ha sido criticado, y lo sigue siendo, desde su propio partido y parte de su entorno mediático- en un vencedor impensable. A Rajoy, gracias a la crisis, le ha venido ciertamente Dios a ver. Le ha tocado la lotería, el bonoloto y hasta las quinielas. Todo de una vez.

Cerrazón al diálogo
Pero Rajoy debe saber que su cerrazón al diálogo puede acabar perjudicándole. Zapatero –al que le está cayendo un aluvión gigantesco de improperios y de insultos desde la Brunete mediática- le rompió el miércoles en el Congreso de los Diputados la estrategia a Rajoy. El líder de la derecha enseñó claramente sus cartas. Sin embargo, siguió ocultando sus recetas mágicas para salir de la crisis, mientras que hacía hincapié en la conveniencia de disolver las cámaras y convocar elecciones. O también insistió en un esperpento. Que los diputados socialistas –convertidos todos en traidores al servicio del PP- echaran a Zapatero de La Moncloa y, naturalmente, le abrieran las puertas de palacio a Rajoy.

El jefe de los genoveses
O sea, que el jefe de los genoveses demostró con creces que lo único que le mueve es el poder. Nada más. Sobrevoló por encima de la crisis, machacando dialécticamente a Zapatero, y dijo cuatro o cinco tópicos y lugares comunes tratando de comparar lo bien que lo hizo el Gobierno Aznar y lo mal que lo está haciendo el Gobierno Zapatero. Hasta en eso exhibió su innata tendencia a manipular la realidad.

Profesional de la falsedad
Sólo un profesional de la falsedad puede olvidarse de que durante los ocho años de Aznarato no hubo en el mundo una crisis tan temible como la que viene azotando a la inmensa mayoría de las naciones desarrolladas y que tiene su precedente en la Gran Depresión, iniciada en 1929. Ni pude silenciar que en la política hiperliberal -aplicada por el Ejecutivo del PP al sector de la construcción y al urbanístico- se halla buena parte de los orígenes del desplome millonario de puestos de trabajo.

Un oportunista
Es Rajoy un oportunista, dispuesto a ejercer siempre de ave de rapiña. Por eso no se sumará a ningún pacto, salvo que no le quede otro remedio que hacerlo in extremis. Procuró sacarle el máximo provecho electoral a la matanza del 11-M, pero le salió fatal la jugada por las mentiras de Aznar. Procuró más tarde montarse en el tobogán de la teoría de la conspiración sobre la autoría de la citada matanza.

El lugar de los tramposos
Y, desde luego, quiso cobrarse en votos las multitudinarias manifestaciones atacando a Zapatero, al que él y sus seguidores tildaban tranquilamente de amigo de los terroristas o cosas aún peores. El proceso de paz en el País Vasco situó a Rajoy en el lugar de los tramposos. Entonces tampoco quiso apoyar al Gobierno en otra cuestión evidente de Estado.

Trabajos de cloaca
Desde hace unos meses, sus especialistas en trabajos sucios -trabajos de cloaca- han montado lo del faisán o han martirizado a Manuel Chaves con un caso inventado y prefabricado. El objetivo era inequívoco y nítido. Derribar a Zapatero y pasar a la Moncloa por encima de su cadáver político. Así es Rajoy. Cuanto peor, mejor.Y AL SEÑOR ZAPATERO QUISIERA QUE HICIERA POLITICA DE IZQUIERDAS( PERO YA )

Enric Sopena es director de El Plural




Otros artículos | [Imagen: ico_sobre.gif] Enviar | [Imagen: ico_impresora.gif]
Responder


Posibles temas similares...
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)