Foros de Llastres

Versión completa: El nuevo modelo del caciquismo
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
Lorenzo Cordero ha publicado un artículo muy interesante que describe muy bien las nuevas formas del caciquismo, sin desvincularse de las que se hacían durante "El Franquismo"...

¿O cambiamos el método de participación del pueblo en los asuntos públicos, o acatamos el pensamiento e ideología que conforma el programa a desarrollar por las diferentes organizaciones políticas que concurren a las elecciones? Lo que no es de recibo es que se me quiera vender, en el actual sistema de representación política, que se hace lo que el pueblo quiere sin haberse molestado, ni un minuto, en gestionar con él qué es lo que prefiere. A las pruebas me remito. Estamos a 42 días de las elecciones y no sabemos nada de lo que tienen pensado hacer en las próximos cuatro años (aparte de que no se nos rinden cuentas sobre lo ejercido durante estos cuatro años pasados). Y eso que hay medios suficientes para comunicarse.

Repito, creo que este artículo de Lorenzo Cordero sintetiza muy bien esta cuestión:

El Pueblo, de Lorenzo Cordero en La Voz de Asturias (10-04-2011) at Reggio’s
JOSÉ LUIS MAGRO
CATEDRÁTICO DE FILOSOFÍA JUBILADO Y COFUNDADOR DE FORO ASTURIAS.-
Al predominar en los comportamientos humanos los paradigmas sociales sobre los racionales, nos enrolamos con suma facilidad en el grupo que transita por las cañadas de la trashumancia. El pueblo español lleva años ejerciendo mansurronamente el voto lo mismo que los rebaños de la Mesta repetían sus ascensos a nuestros puertos de Somiedo, San Isidro, Tarna o San Lorenzo para descender, después, a la ancha llanura castellana. Los rabadanes de los grandes partidos nacionales cumplen la sagrada misión de guiarnos a buen puerto a condición de no escuchar ni seguir unos silbidos distintos a los suyos.

Pero, para su sorpresa, han visto cómo en Asturias miles de ciudadanos levantaban la cabeza, desobedecían sus consignas, dudaban de sus promesas y se decidían a emprender la ruta marcada por los paradigmas racionales que conllevan siempre unos imperativos morales. Este acontecimiento, único en España, lo podíamos llamar 'El efecto Asturias'.

Hablar del 'efecto Cascos' es, desde mi punto de vista, el intento de embotellar manipulada el agua de este manantial. Los socios fundadores de la nueva sociedad anónima son los tres partidos omnipresentes en Asturias y algún que otro medio de comunicación. Todos estampan en letras mayúsculas la misma marca: 'Agua efecto Cascos', pero cada socio tiene la libertad para resaltar los componentes minerales que le interesen para alejar a sus votantes de tan corrosivo producto.

La izquierda progresista, redentora y benefactora, destacará lo de ultraconservador, clasista y las variopintas fórmulas de la ultraderecha. Los del PP se contentarán con lo de ególatra e incoherente y el consabido ataque al general secretario. Y los citados medios de comunicación irán intercalando sus fórmulas en el día a día, según su conveniencia.
Con tan poderosos medios de propaganda, la marginación del producto 'El efecto Cascos' tendría que estar asegurada. Muy a su pesar, la campaña va por derroteros muy distintos a los deseados, ya que los consumidores de su denostada agua aumentan y el número de los que se acercan hasta el manantial llamado 'El efecto Asturias' se acrecienta cada día. Es necesario, pues, abordar en profundidad este fenómeno sociológico, único en nuestra España democrática.

'El efecto Asturias' es la manifestación del rechazo que miles de asturianos y asturianas sienten hacia los aparatos de los partidos que los encandilaron con sus promesas y los decepcionaron, después, con sus obras. El ciudadano no reniega de la política entendida como el ejercicio de un arte que hace más agradable y justa la vida en sociedad, sino de aquella que se desempeña como puro medro y salvaguarda de intereses personales o de partido.

'El efecto Asturias' es un grito de rebeldía contra una forma de hacer política que no busca la verdad en la objetividad, sino la salvaguarda de los intereses de la oligarquía político-financiera imperante, tanto en la derecha como en la pulida y virginal izquierda.

Marginados, esquilmados y engañados, los ciudadanos están sufriendo los latigazos que la galopante crisis les propina, mientras que sus dirigentes ni la afrontaron en el tiempo oportuno, ni la sufren en el presente por las prebendas que todos los partidos se otorgan a costa del erario público.

'El efecto Asturias' exige que los partidos vuelvan a ser «el instrumento fundamental para la participación política». (artículo 6 de la Constitución) y no el fin al que los ciudadanos tenemos que estar sometidos y esclavizados.

'El efecto Asturias' es una llamada a la decencia política, a la civilidad y al respeto del orden constitucional. ¡Que juzguen y opinen como quieran de Foro Asturias, pero que no lo consideren igual con lo que hay! Se puede mentir al pueblo; lo que no conseguirán nunca es engañarle de forma sistemática.

Lo verdaderamente apasionante para un observador es acechar los primeros destellos de la amanecida para vislumbrar el desenlace de la lucha desigual entre estos gigantes y el sietemesino Foro Asturias. PSOE y PP se han transformado en verdaderos dinosaurios junto a una Izquierda Unida que sigue sus pasos.

Los tres han desarrollado su tejido social de forma considerable; no así su agudeza visual. Por eso carecen de perspectiva. Su capacidad receptiva y comprensiva sigue siendo la misma o inferior a la de sus años de juventud; de ahí que carezcan de prospectiva. Si a esto sumamos las descoordinación entre sus prolongadas extremidades, la única conclusión plausible es que espantarán a muchos de los suyos acrecentando, así, el número de votantes para Foro Asturias.

Hay una cosa clara: 'El efecto Asturias' no dejará a nadie indiferente a la hora de ejercer su derecho al voto, dada la carga crítica y de responsabilidad que ha sembrado en la conciencia de todos los asturianos.

Publicado en el diario El Comercio
Lastrín, concidirá usted conmigo en que habrá habido un cambio brusco, revolucionario, explosivo, cuasi tsunámico, para que después de tantos años de militancia y ejercicio político de una derecha histórica con la dictadura franquista y postfranquista-constitucional, ahora venga de paradigma regional para hacer una política ejemplar en el pueblo asturiano.

Bienvenidos sean los arrepentimientos y las metamorfosis rupturistas, no obstante, esperemos acontecimientos (esto aquí queda escrito), y si vivimos y tenemos lucidez para el análisis y la reflexión, dentro de cuatro años podremos hablar del "Efecto Cascos".

Un saludo afectuoso de Hazas
De momento, que los asturian@s podamos elegir. Y sea lo que sea, en ese momento estaremos tomando un camino y un destino.

Los intereses que unen a todos los asturianos, son mucho mayores que aquellos que les separan ideológicamente, por eso el mensaje político de Foro Asturias es convergente, de amplio rango, no excluyente, compartido por la inmensa mayoría de los ciudadanos de la comunidad. Francisco Álvarez Cascos antes que de izquierdas o derechas es eficaz, tiene las cosas claras y sabe que necesita Asturias para salir de la crisis.
Estoy de acuerdo contigo, Victor, la representación política camina actualmente por las sombras, el desencanto es bastante general y florecen los renovados caciques que nos anuncian que conocen nuestros problemas y se ofrecen para resolverlos invocando los más intimos sentimientos regionalistas. El artículo de Lorenzo Cordero analiza muy bien esta cuestión y pone en evidencia al nuevo partido de la derecha porque, por mucho discurso regeneracionista que exhiba, en Asturias nos conocemos todos muy bien incluyendo a todos los que se apuntaron ahora al partido de Cascos. Si de verdad se quiere dar un salto cualitativo para un nuevo sistema de representación política se debería apostar por listas abiertas donde los candidatos den cuenta de su gestión política, anuncien claramente su programa electoral para los cuatro años, permitiendo entonces a los cuidadanos electores votar con conocimiento de lo que hacen; y no al partido o a los candidatos por el hecho de tener una ideología o darles un cheque en blanco para que hagan una gestión política para responder a las necesidades de los ciudadanos pero sin contar con ellos. ¿Quien elige a los candidatos del partido de Cascos profesor Magro? ¿Un sanedrín?. ¿Esto es regenerar la política?. ¡Venga ya, aquí nos conocemos todos y sabemos hasta como respiramos¡
alejandro montoto llera
Que mal está el panorama político español. Ayer se presenta un párroco creando un partido independiente. Hoy nos cuentan que puede presentarse un predicador evangelista por el PP. Anteayer crea un partido el Cascos, proclamándose redentor de la región con tintes pelayistas. ¿Que viva la Pepa¡


No esperaba otra cosa de quien cobra y ¿está a gusto? con la administración socialista asturiana.

La representación política camina actualmente por las sombras, pero espero que sea por poco tiempo y que después de mayo los asturianos podamos quitarnos de encima a unos políticos que tienen como único fin servirse a si mismos.

Los asturianos estamos cansados de esos que dicen ser de una izquierda salvadora del pueblo y después nos meten contra la pared diciendo que la culpa es de otros. Todas las barrigas llenas que gobiernan este Principado están temblando y tratando de recuperar las excedencias al trabajo que tenían solicitadas, porque saben que se acabó su chollo, ahora tendrán que trabajar, si es que se acuerdan de como se hace.

Mucho exigir a los demás pero de lo de ellos ni se acuerdan.
Francisco Álvarez Cascos antes que de izquierdas o derechas es eficaz, tiene las cosas claras y sabe que necesita Asturias para salir de la crisis.

a) "Y sabe que necesita (a) Asturias para salir de la crisis"

* Si se lee rápido y sin fijarse que falta una (a), entonces se puede interpretar que Cascos necesita a su Asturias del alma para salir de la crisis emocional que tiene con el PP

b) "Y sabe qué necesita Asturias para salir de la crisis."

* Ya estamos esperando (como urna de mayo) en ver ese programa que nos va a sacar de la crisis.

Lo que cambia el sentido de las cosas una simple tilde:4cc2da12:

Hazas
Lo que me extraña de ti es que para haber poco menos que jurado no contestar a mis post, los lees con mucha, o mejor dicho, con muchísima atención, lo cual me reconforta enormemente.

Puedes entrar en cualquier juego de palabras, ni me molesta, ni me importa, mas bien me agrada saber el interés que despierta en ti Foro Asturias con Cascos al frente. Te mantendré informado. :wave1:
¡Gracias!
De nada, sigue leyendo mis post.